Consejos
  • Saturación de oxígeno

    Vivir a menos de 1.000 mts (3.280 ft) snm: Un paciente que vive al nivel del mar, o a menos de mil metros, goza de mayor saturación de oxígeno en el aire que respira normalmente. Esto hace que su nivel de glóbulos rojos en la sangre sea menor porque se trasporta más oxígeno que cuando se está en altitudes mayores.

    En ciudades de gran altitud la saturación de oxígeno del aire es mucho menor que a nivel del mar y son necesarios más glóbulos rojos para transportar oxígeno a los tejidos. Cuando una persona llega del nivel del mar a una altura como la de Bogotá, (más de 2.600 metros). mientras compensa la cantidad de glóbulos rojos necesarios, podría llegar a sentir cierto malestar físico mientras su nivel de glóbulos rojos (hematocrito) llega a las cifras normales.

    Por consiguiente, es aconsejable esperar hasta tres días desde el arribo para la realización de una intervención quirúrgica. Los pacientes que viven a una altura de hasta 1.900 mts (6.200 ft) deben seguir los parámetros anteriores y esperar dos días para la intervención quirúrgica. Los pacientes de lugares con alturas diferentes a la de la ciudad en la que se hace el procedimiento, deben practicarse exámenes de laboratorio (cuadro hemático, pt, ptt, glicemia y otros requeridos) antes de venir a Bogotá. Dependiendo de la necesidad, serán requeridos nuevos exámenes médicos. Si vive en otra ciudad o país, debe guardar reposo por lo menos dos días antes de la toma de los exámenes de laboratorio.

  • Alimentación

    Si el paciente sigue una dieta especial indicada por su médico o por una situación de salud determinada, no será necesario cambiar de rutina alimentaria en los días previos al procedimiento quirúrgico. En caso contrario, la dieta del paciente deberá incluir frutas, verduras, proteínas, no deberá contener grasa animal, lactosa, azúcar diferente al de las frutas, aditivos o conservantes ni alimentos embutidos, picantes, enlatados, procesados, curados. Tampoco bebidas con gas, frutas ácidas, ni salsas procesadas o con glutamatos. Si el paciente practica cuarenta minutos de ejercicio cardiovascular diario podrá incluir una sola harina al día como pasta o arroz en poca cantidad. Si no hace ejercicio, el ideal sería consumir una sola harina cada tercer día.

    Una alimentación ligera y evitar el consumo de tabaco o alcohol, unos días antes y después del procedimiento y tratamiento, le ayudarán a su bienestar. Durante la semana previa a la cirugía; es importante tomar 600 centímetros cúbicos de agua, al clima, diariamente inmediatamente después de despertar en la mañana: -en ayunas y previo al lavado de dientes- y esperar diez minutos antes de lavarse los dientes y quince minutos antes de ingerir alguna bebida o alimento. El objeto de esta práctica es hacer un drenaje en el organismo que ayudará a prevenir complicaciones posquirúrgicas.

  • Datos requeridos antes de la cirugía

    La información requerida sobre su condición, previa a la intervención quirúrgica, debe ser verídica, completa y consistirá en lo siguiente:
    Estado civil, ocupación, dirección, teléfono, teléfono móvil, seguro médico, contacto familiar. Edad, peso, talla. Grupo de sangre y RH. Fecha de su último ciclo menstrual, embarazos, partos, cesáreas, última consulta médica y la razón de ella, última hospitalización, cirugías previas y tipo de anestesia. Estado de salud bucal: dientes, apertura bucal, prótesis dentales o parciales.

  • Alergias específicas

    Antecedentes de enfermedades como:
    Gastritis, úlceras, hepatitis, enfermedades digestivas, infecciones urinarias a repetición, infecciones venéreas o VIH, infecciones vaginales, cambios en los niveles de glucemia (azúcar en sangre) enfermedades de tiroides, enfermedades de coagulación o sanguíneas, enfermedades neurológicas, migraña, enfermedades de los ojos, rinitis, sinusitis, alergias respiratorias, enfermedades del corazón, tensión arterial, marcapasos, asma, procedimientos como Rayos X de tórax, depresiones, problemas para dormir, adicciones como cigarrillo, alcohol o drogadicción.

  • Medicamentos usados

    Antecedentes importantes de enfermedades familiares y factores de importancia que deba saber su médico antes de la cirugía o del tratamiento. Si está siendo tratado por un especialista, es importante la opinión del médico con respecto a su cirugía y tipo de anestesia. Expectativas que usted tiene con respecto a los resultados de su cirugía y a los cambios que va a obtener. Es importante contar con fotografías antes de hacer cualquier procedimiento.

  • Consulta preanestésica

    Debe traer el resultado de todos los exámenes solicitados. Pregunte al anestesiólogo sobre el consumo de medicamentos que acostumbra a tomar previos a la cirugía y tome nota de las recomendaciones del especialista no enunciadas en esta hoja informativa.
    Dos días antes de la cirugía
    La alimentación en los dos días anteriores al procedimiento quirúrgico debe ser ligera. Puede consumir frutas, verduras y carnes sin grasas y evite comidas pesadas que puedan causarle indigestión o gases.
    Es importante tener preparados los implementos requeridos para la cirugía como vendajes, fajas, toallas higiénicas (tanto para mujeres como para hombres en caso de liposucción) micropore o cinta adhesiva de curación, gasas entregadas en la clínica, toallas húmedas y demás.

  • El día anterior a la cirugía

    No debe ingerir, medicamentos antiinflamatorios ni anticoagulantes como diclofenaco o aspirina. En caso de presentar antes de la cirugía algún malestar, por ejemplo un resfriado, infórmelo a la clínica o al médico tratante. Si su intervención es una liposucción, debe también traer un paquete de pañales desechables para adulto o un paquete de toallas higiénicas para maternidad para el drenaje de las incisiones quirúrgicas. Tener una actitud positiva y de expectativa frente al procedimiento puede lograr que sus neurotransmisores trabajen a favor suyo. Es favorable evitar situaciones de estrés o afanes de última hora.

  • El día de la cirugía

    Debe llegar al procedimiento con mínimo doce horas de ayuno absoluto, sin agua, salvo el consumo de medicamentos de uso acostumbrado o de premedicación acordados previamente y por escrito con su médico.

    Debe venir con ropa cómoda, preferiblemente de cerrar adelante, calzado plano, el rostro sin maquillaje, las uñas de los pies y las manos sin esmalte y el cabello limpio. No debe traer joyas ni elementos que se puedan retirar como lentes de contacto o prótesis dentales.
    Es necesario que entregue a la enfermera el soporte, faja o vendajes requeridos según el procedimiento a realizar.
    Preséntese acompañado de un adulto responsable quince minutos antes de la cirugía. A su acompañante se le informará sobre su estado y recuperación. Su salida luego del procedimiento será autorizada por el personal de salas de cirugía cuando se encuentre en condiciones óptimas de recuperación. Su acompañante será responsable de su traslado y cuidado posterior indicado por el cirujano y la enfermera.

  • Información de utilidad

    Es de su responsabilidad seguir únicamente las instrucciones de su médico o las indicaciones por escrito que le entregue la enfermera asistente, con respecto al procedimiento quirúrgico que se va a realizar y sus cuidados posteriores. Remedios caseros, sugerencias de otros pacientes que se han realizado procedimientos similares o algún arreglo parcial como quitarse un poco del vendaje, entre otros, podrían afectar seriamente la recuperación normal de la intervención, demorar el proceso normal de curación o aumentar los riesgos de alguna complicación.

    Consulte antes de su intervención sobre el consumo de medicamentos recetados o no, tales como remedios naturales, homeopáticos, analgésicos preferidos para dolores de cabeza o musculares, medicamentos para dormir o relajarse, etc. En caso de llegar a cabo alguna práctica no determinada por su médico tratante, infórmelo de inmediato.

  • Después de la cirugía

    Signos de alarma
    Moretones: la aparición de moretones en la zona de la cirugía son frecuentes y deben ser reportados al cirujano en los controles postoperatorios.
    Calor, enrojecimiento y escalofrío:
    Aun cuando no siempre son signos de infección, deben ser reportados al médico tratante.
    Informe de inmediato a su médico tratante o a la clínica sobre cualquier molestia o situación anómala, por pequeña que sea.
    Recomendaciones específicas postoperatorias según el procedimiento practicado.

  • Cirugía de cara

    La sensación de tirantez, principalmente en la cirugía de párpados, es normal durante algunos días al igual que la aparición de unas pequeñas protuberancias en el parpado inferior. Las cicatrices se deben masajear en la manera y durante el tiempo que indique el cirujano.

    Succión facial: Los hundimientos de la piel después de una succión facial son normales unas semanas.

    Cirugías en el cuero cabelludo: Para cirugías en el cuero cabelludo es preferible usar un champú anticaspa medicado, iniciando una semana antes de la cirugía y por dos o tres semanas más luego de aquella para evitar la aparición de hongos en el área intervenida. El estado grasoso del cuero cabelludo hace que las cicatrices sean mas visibles.

  • Rinoplastia

    El o la paciente debe respirar por la boca, tomar líquidos y helados de agua. A la hora de dormir, debe acostarse con la cabecera a la altura de treinta grados o semi sentado. Durante los primeros tres días debe evitar hacer movimientos bruscos o agacharse.
    Liposucción, abdominoplastia y mamoplastia de reducción o de aumento
    El o la paciente debe utilizar permanentemente una faja o brasier, hasta que el cirujano lo indique. En el caso de la abdominoplastia, debe tener precaución de no halar los conductos de drenaje.

  • Masajes postoperatiorios:

    Para óptimos resultados en la cirugía, es imprescindible que el paciente asista a los masajes postoperatorios solo cuando el cirujano se lo indique.
    Vendajes y curaciones:
    Al día siguiente a la cirugía, el baño debe ser normal, teniendo cuidado de no mojar el vendaje o la curación realizada, los cuales deben ser cubiertos durante el baño. El jabón que se debe utilizar debe ser antiséptico. En caso de que el vendaje o curación se llegaren a mojar durante el baño, es necesario secar con cuidado con una toalla de tela limpia y seca.
    Nunca retire usted mismo los vendajes, esto lo realiza el personal capacitado en los controles médicos.

  • Hielo y/o calor

    Luego de las cirugías de cuello, tórax y abdomen, la aplicación de hielo alternada con calor húmedo disminuye el dolor, la inflamación y los días de incapacidad. Para las cirugías de párpados y de cara únicamente se aplicará hielo luego del procedimiento, si el médico así lo indica.

    TENER EN CUENTA QUE LA ZONA DE APLICACIÓN PUEDE ESTAR MENOS SENSIBLE. REVISE LA TEMPERATURA DE LA APLICACIÓN.

  • Blefaroplastia y cirugía de cara

    En caso de cirugía de párpados o blefaroplastia, es necesario aplicar lágrimas artificiales varias veces al día (son más refrescantes si se mantienen en el refrigerador).
    El baño debe ser corto y sin poner la cara en la ducha directamente. Al terminar, los vendajes se deben secar inmediatamente con una toalla limpia para que no se desprendan ni se dañen.
    Es imprescindible asistir a un control médico al día siguiente de la cirugía para que el médico revise los puntos y vendajes.
    Los puntos serán retirados al quinto día de la operación de los parpados y entre el día séptimo y décimoprimero en el caso de la cirugía facial. En algunos casos se esperan trece días.

  • Cirugías por vía bucal

    Luego de cirugías como bichat, mejillas, endolift, mentón etc., es necesario hacer una dieta líquida por dos días y luego una dieta blanda por tres días más. Se deben usar enjuagues bucales cuatro veces al día y abstenerse de fumar.